La comunidad Younity

Cómo mantener una buena dieta durante el tratamiento del cáncer de pulmón Por Nicole Erickson

Por Nicole Erickson, M.Sc., dietista certificada

#

¿Cómo afecta el cáncer al cuerpo desde el punto de vista de la nutrición?

A medida que avanzan los cuidados médicos para los pacientes con cáncer de pulmón, hay disponibles métodos de tratamiento mejores y con potencial curativo. No obstante, la repercusión de la propia enfermedad y los efectos secundarios del tratamiento ligados a la nutrición pueden contribuir todavía a la pérdida de peso no deseada, y a las alteraciones del apetito o la función digestiva.

¿Por qué los pacientes de cáncer de pulmón deben preocuparse por la dieta?

Se sabe que el cáncer de pulmón y su tratamiento interfieren significativamente con el apetito y la ingesta calórica1,2. Puede que las necesidades energéticas aumenten, pero la ingesta de alimentos se reduzca. También es posible que la preparación de alimentos y los cambios en la alimentación representen una carga porque se tiene poca energía3. La mera falta de apetito —u otros factores, como la dificultad respiratoria— puede hacer que comer resulte complicado aunque se quiera. Esto aumenta el riesgo de desnutrición, que se define como una pérdida de peso no deseada del 5% o más durante los últimos 3 meses4. En el caso de una persona que pesa 80 kilos, esto significa que adelgazar tan solo 4 kilos puede afectar, además de a su situación nutricional, a su capacidad para luchar contra la propia enfermedad y tolerar el tratamiento. Sin una alimentación adecuada, el sistema inmunitario no puede funcionar de manera óptima; se puede deteriorar la fuerza y la función muscular, y se podrían experimentar complicaciones más graves y con mayor frecuencia5,6,1. Por tanto, es crucial mantener el peso, y evitar adelgazar sin habérselo propuesto, desde el momento en que se recibe el diagnóstico hasta que se termina el tratamiento y se han eliminado todos los efectos secundarios.

¿Qué es un dietista y cómo puede ayudar a una persona con cáncer a planificar comidas nutritivas?

Los dietistas son profesionales de la sanidad, titulados y reconocidos oficialmente, cuya formación se centra en la evaluación, el diagnóstico y el tratamiento de los problemas relacionados con la nutrición. Los dietistas han de completar un número determinado de horas de práctica clínica y superar un examen de certificación nacional. Esto asegura que tienen la capacidad necesaria para ayudar a las personas a tomar decisiones alimenticias apropiadas para su situación médica actual y su estado nutricional. Los dietistas especializados en el cuidado del cáncer pueden ofrecer asesoramiento práctico seguro basado en las pruebas científicas actuales, y están cualificados en particular para optimizar la dieta de las personas adultas y los niños diagnosticados con cáncer.

Si bien en Internet es posible encontrar información en abundancia sobre la alimentación de los enfermos de cáncer, no toda ella está respaldada por estudios que garanticen su seguridad o demuestren su eficacia. Por ese motivo, es muy importante que colabore estrechamente con su médico, profesional de enfermería y dietista en el cuidado de su cuerpo, ya que ellos pueden ofrecerle consejos específicos sobre su tipo de cáncer y tratamiento. No realice cambios significativos en su dieta, sus medicamentos o su programa de ejercicio sin hablar antes con su equipo de asistencia sanitaria.

¿Cuándo debe una persona con cáncer ponerse en contacto con un dietista?

Puede consultar con un dietista en cualquier momento. De hecho, empezar a trabajar con un dietista poco después del diagnóstico puede ayudar a preparar el cuerpo para los cambios que el tratamiento, el cáncer o los efectos secundarios pudieran ocasionar, y a promover su fortaleza y salud en la mayor medida posible.

Además, puede que desee pedir a su médico que lo remita a un dietista certificado si tiene alguna pregunta o duda sobre nutrición; desea seguir recomendaciones dietéticas específicas; está considerando tomar algún tipo de suplemento nutricional; y está experimentando problemas para ingerir o digerir los alimentos, o ha adelgazado sin proponérselo.

¿Cómo puede una persona con cáncer ponerse en contacto con un dietista?

Los dietistas trabajan dentro de los sistemas de asistencia sanitaria. Normalmente, un médico de cabecera, especialista o profesional de la sanidad puede remitir a los pacientes con cáncer. Además, usted puede ponerse en contacto directamente con el equipo de nutrición y dietética de su hospital local, o buscar a un dietista que ejerza en el sector privado —asegúrese, no obstante, de que está debidamente cualificado—.

¿Qué puedo esperar de la visita a un dietista?

El dietista le hará preguntas sobre su dieta e historial médico, los métodos de tratamiento y la medicación que está tomando en la actualidad, su peso y altura, así como el historial de su peso, alergias, cuestiones sociales y ambientales que puedan afectar a su alimentación, junto con los síntomas relacionados con la nutrición que pueda presentar. A continuación, le facilitará consejos sobre nutrición adaptados a sus necesidades actuales. Además, es posible que diseñe un plan de comidas o le anime a seguir un diario de sus síntomas o de los alimentos que come.


  1. Kiss N. Lung Cancer (Auckl) 2016; 7:1–9. 
  2. Seo Y et al.. Nutr Cancer 2019; 1 –10.
  3. Beach P et al. Oncol Nurs Forum 2001; 28(6): 1027 –1031. 
  4. Cederholm T et al. Clin Nutr 2015 ;34(3): 335 –340.
  5. Arrieta O, et al. Oncologist 2015; 20(8): 967 –974. 
  6. Alifano M et al. PLoS One 2014; 9(9): e106914.